Follow by Email

miércoles, 30 de mayo de 2012

Leader Dogs - Día 3

Día 3 - 29 de mayo de 2012

O Día de Reyes

Sí, hoy es día de regalos aquí en Leader Dogs. Uno de los días clave y el más emocionante. Hoy entregan los perros a los estudiantes.

Desde las 7.30h, en el desayuno, se respira un ambiente de nerviosismo y emoción por toda la Escuela. Durante la mañana tenemos algunas sesiones teóricas para preparar a los estudiantes para ese momento.

Hablamos del punto de vista del perro y de cómo comportarse en los primeros momentos tras el encuentro. Es muy importante "ponerse en las patitas del perro" (como dirían por aquí) por un momento y reflexionar sobre lo que significa para él todo ésto. Cada uno de los estudiantes sabe que va a recibir un perro guía y lo espera ansioso, preguntándose por la raza, el color, el nombre... pero ninguno de los perros a los que conoceremos esta tarde imagina lo que está a punto de ocurrir y cómo sus vidas van a cambiar a partir de hoy, una vez más. Y muchas veces no imaginamos siquiera en cómo es todo este proceso para ellos.

Cuando eran cachorritos dejaron a su madre para ser adoptados por una familia de acogida que los crió durante un año. Cuando cada uno de ellos ya se sentía uno más de su familia, ésta lo entregó de vuelta en la Escuela donde un instructor lo siguió adiestrando y le enseñó todo lo que sabe hoy. Ese instructor se convirtió en su amo y amigo. Y ahora de nuevo va a sentirse abandonado cuando vea cómo lo entregan a una persona que no conoce de nada. Es complicado, y el usuario debe tener paciencia y trabajar duro para ganarse el afecto y la entrega de cualquiera de estos perros. Terminarán siendo un equipo maravilloso de trabajo y no habrá amigo más leal, pero hace falta tiempo, esfuerzo, dedicación... y comprensión.

Hablamos de todas estas cosas con Carrie, nuestra instructora en esta ocasión. Siempre es una charla muy especial, aderezada por esa emoción que, como digo, flota en el ambiente...

Imaginad un colegio lleno de niños la víspera de Reyes...

Al medio día, hay comida especial: bufet de perritos calientes. Ocasión que aprovechaamos para coincidir con otros miembros del personal de la Escuela. Saludo a viejos amigos y disfrutamos mucho de la comida todos juntos. A través de los ventanales, veo cómo van llegando los camiones en los que traen a los perros que estamos a punto de entregar a los estudiantes, y me invade su misma emoción. En cuanto terminan el postre, los chicos se van marchando a sus habitaciones. Ya les hemos contado el procedimiento y saben que deben esperarnos allí.

Uno por uno, hacemos lo siguiente: La instructora va a su habitación (y yo, como siempre, pegada a ella como una sombra, por eso hablo en plural) y coge la correa que ya han estado utilizando cada uno de ellos para las prácticas. En ese momento, le comunica al estudiante el nombre del perro. Salimos al camión a por el perro. Antes de ir a la habitación de vuelta, la instructora le da al perro una vuelta por el edificio. Es su primera vez aquí y quiere que lo conozca un poco. Volvemos a la habitación donde el estudiante espera sentado en un sillón. Abrimos la puerta y el estudiante llama al perro por su nombre. Nos acercamos, la instructora hace entrega de la correa y el estudiante le da alguna galletita al perro, habla con él, le acaricia... Normalmente se emociona bastante y, en ocasiones, hace llorar a la instructora y a su sombra. Como ocurrió en este caso con la primera entrega de la jornada. Entonces le comunicamos al estudiante la raza, el color, el peso y la edad del perro y los dejamos solos para que se vayan conociendo. Después de hacer todas las entregas, volvemos a las habitaciones en el mismo orden para salir a dar los primeros paseos por los pasillos de la residencia.

Y esa noche, por fin, el comedor cobra vida: 16 estudiantes y 16 perros alrededor de las mesas. Cuesta un poco mantenerlos a todos tranquilos y tumbaditos, pero en menos días de lo que esperamos ahora... todo fluirá con la naturalidad más absoluta.

Aquí os presento a mis 5 chicos con sus 5 fenómenos:



Óscar - Caspian (labrador canela)
Tony - Ernie (labrador dorado)
Eduardo - LC (labradora negra)
Juan - Angel (labradora negra)
Ramón - Kasey (pastor alemán)

Poco más puedo añadir: 5 milagros que empiezan a hacerse realidad ante mis ojos.

5 comentarios:

  1. Que bonito María!! Cada vez que lo cuentas me emociono como la primera vez... a seguir ayudando a hacer felices a los demás, y disfrutalo mucho!

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito, María, se me han caído las lágrimas. No me puedo ni imaginar lo especial que tiene que ser esta ahí. Un besazo fuerte!

    ResponderEliminar
  3. Hola María, espero perdones mi intromisión en tu blog, pero me ha resultado imposible no dejarte este sms ya que al leer todos tus comentarios y leer que estáis con Carrie, uffff... Un enorme escalofrío me ha recorrido el cuerpo. Si, el pasado mes de septiembre estuve en Leader Dog y mi instructora fue Carrie. Tan sólo pedirte que le des un fuerte abrazo y beso de Paco y de Hallie. Que pienso mucho en ella y la recuerdo con mucho cariño. Y bueno, una vez puestos, saluda a todo el equipo de mi parte... Un beso para ti también y mil gracias por todo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Maria,

    El Mes que viene iré a Leader Dog como interprete con 5 estudiantes. He estado leyendo tus 15 primeros días en la Escuela. ¿ no continuastes hasta el final de tu estancia? Me ha encantado leerte. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. por cierto, mi email es :
    gos277@yahoo.com
    Me encantaría poder preguntarte más cosas. Un saludo

    ResponderEliminar